Lipolaser

Tratamiento

En una primera visita informativa gratuita el cirujano plástico valora cada caso de forma personalizada, para aconsejar cual es la técnica más adecuada en cada caso.

También se valora el estado general, la cantidad de grasa, peso, etc. Y se realiza un análisis de sangre.

A través de una mínima incisión imperceptible posteriormente y previa infiltración de anestésico local, se introducen unas mini cánulas laser que van disolviendo la grasa y que a su vez pueden estar conectadas a un sistema automático de vacío.

A través de estas mini cánulas se va disolviendo y aspirando la grasa localizada.

El efecto térmico de calor que produce el láser va tensando la piel.

Anestesia: Habitualmente se utiliza anestesia local con sedación.

Un anestesista controla en todo momento al paciente para garantizar su salud y comodidad durante el procedimiento.

Ingreso en clínica: No es necesario.

Duración del tratamiento: Entre 45 minutos y 90 minutos dependiendo de las zonas a tratar.

Recuperación

Habitualmente el paciente regresa a casa a las 3 o 4 horas después de la cirugía, dependiendo del volumen de las zonas a tratadas.

Las molestias una vez realizada la intervención son pocas por lo que el paciente podrá realizar su actividad normal al cabo de 1 o 2 días.

Las semanas posteriores a la intervención existe inflamación que se va reduciendo de forma progresiva.

Esta inflamación se reduce mediante la aplicación de vendajes elásticos, fajas o medias durante un mes, que además van a ayudar a que la piel se adapte a su nueva forma.

Preguntas frecuentes

¿Cuándo se ve el resultado definitivo?

El resultado de la liposucción es excelente desde el primer momento ya que la grasa desaparece en el mismo momento de la cirugía.

El resultado final se puede apreciar a partir del 4º mes, una vez ha desaparecido totalmente la inflamación.

Después de la liposucción es aconsejable cuidar tu dieta y realizar un mínimo de ejercicio para que el resultado sea permanente y la grasa no vuelva a aparecer.

¿Es doloroso?

No, ya que previo al tratamiento el paciente esta relajado con sedación y anestesia local.

Tampoco la recuperación es especialmente dolorosa. Si se notaran molestias en la zona tratada durante los primeros días.

¿Qué riesgos entraña el tratamiento?

Al ser un procedimiento mínimamente invasivo los riesgos son los de cualquier cirugía de estas características: Hematomas o infección que requiera tratamiento antibiótico.

¿Se puede tomar el sol?

Sí. Sólo proteger si existe alguna moradura.

¿A qué edad es posible tratarse?

A partir de los 18 años en algunos casos.