Lifting Facial Quirúrgico

Dependiendo de la zona a tratar si es toda la mitad inferior de la cara o solo el tercio inferior de la cara la incisión se realiza en la zona detrás de la oreja o se aprovecha la línea del pelo, siempre buscando dejar cicatrices no visibles.

Mediante el lifting se reposiciona no solo la piel y la musculatura descolgada, sino también la grasa.

En algunos casos el lifting facial se combina con técnicas de lipofilling o autotransplantes de la propia grasa para recuperar volúmenes.

También se puede complementar con técnicas de rejuvenecimiento mediante peeling médico o láser Resurfacing para mejorar la calidad de la piel.

Debe ser el cirujano especialista el que paute y aconseje la técnica o combinación de técnicas más adecuada para cada caso de forma totalmente personalizada.

Anestesia:

La intervención se suele realizar con anestesia general para mayor comodidad del paciente. En algunos casos de mini lifting se puede utilizar anestesia local con sedación.

Un anestesista controla minuciosamente al paciente durante toda la cirugía para evitar riesgos innecesarios.

Ingreso en clínica:

Aunque se puede realizar de forma ambulatoria en muchos casos se recomienda uno o dos días de estancia hospitalaria para facilitar los cuidados postoperatorios y la rápida recuperación.

Duración del tratamiento:

Puede durar entre 2 y 3 horas o incluso más dependiendo de la extensión de la zona a tratar.

Recuperación:

El paciente suele requerir vendaje las primeras 24 a 48 horas.

Durante la semana después de la intervención es aconsejable el reposo en casa, ya que la cara estará inflamada y con un aspecto muy llamativo.

Se aconseja no trabajar ni realizar ejercicio fuerte las dos semanas posteriores al lifting, que es cuando se recomienda reincorporarse a la actividad normal.

Preguntas frecuentes

¿Es doloroso?

Es molesto y se aconseja tomar analgésicos la primera semana.

¿Qué riesgos entraña el tratamiento?

Cualquier intervención quirúrgica, lleva un riesgo asociado como puede ser la aparición de hematomas, infección o reacciones anómalas a la anestesia. En cuanto a riesgos específicos del procedimiento, son menos frecuentes.

Pueden darse lesiones de las estructuras profundas o de los nervios que controlan el movimiento de los músculos de la cara.

Es recomendable no fumar ni 15 días antes ni 15 días después de la intervención ya que el tabaco retrasa la cicatrización.

¿Cuándo se ve el resultado definitivo?

El resultado en el lifting facial ya se puede apreciar a partir de los 15 días, aunque como la cara permanece inflamada durante un tiempo el resultado definitivo puede tardar unos meses.

El lifting facial es una técnica con un alto grado de satisfacción siempre que la indicación sea correcta y el paciente sea conocedor de cuál va a ser el proceso de recuperación.

Una vez superada esta fase de recuperación la piel queda tensa y se recuperan la formas y contornos de la cara que se habían perdido con el paso de los años con lo que compensa el esfuerzo realizado.

Obtenemos así un aspecto sano y natural en la cara.

Podemos decir que el lifting facial es un paso atrás en el tiempo. Es decir volvemos a tener la piel en el estado que estaba años atrás y a partir de ahí seguirá su proceso natural de envejecimiento.

¿Se puede tomar el sol?

No se debe tomar el sol los dos o tres meses posteriores.

¿A qué edad es posible tratarse?

Habitualmente estos tratamientos se aconsejan en edades por encima de los 50 años, ya que antes contamos con gran cantidad de tratamientos menos invasivos y agresivos y con resultados muy efectivos y naturales.