Renueva tu piel en otoño

Escrito el 18 noviembre, 2016

El otoño es una buena época del año para dar a tu rostro un cuidado intensivo y mejorar el aspecto de las manchas faciales, muchas de ellas aparecidas por la continuas exposiciones al sol. Además, según indica la Academia Española de Dermatología y Venereología en torno al 15% de la población se quema cada verano.

Por todo ello, cabe recordar la importancia de tener una piel sana y seguir manteniendo el rostro hidratado y protegido frente al sol. Puedes utilizar cremas y maquillaje que contengan protección solar, un  FPS entre 8 y 15 es lo más aconsejable. El hecho de comprar esta cosmética ayuda a mejorar la salud de tu piel, a la vez que te permite ahorrar tiempo, ya que en un solo producto puedes tenerlo todo.

Además del rostro, las zonas de cuello, orejas y pecho también se deben hidratar y proteger pues están muy expuestas a los efectos dañinos del sol. Igualmente, es recomendable el uso de cremas con alto porcentaje de principios activos como el renitol y los antioxidantes como la vitamina C para mantener la salud de tu piel.

Y si detectas cambios en la pigmentación de ciertas zonas de tu rostro es imprescindible que acudas de inmediato al dermatólogo para un diagnostico temprano.

Los tipos más frecuentes de manchas faciales son los lentigos solares (pigmentaciones oscuras muy frecuentes y provocados por la exposición solar) y los melasmas (manchas más claras, extensas y con contornos más difusos que suelen aparecer por causas hormonales combinadas con la acción del sol).

En el caso de que ya tengas manchas faciales como lentigos solares o melasmas, el otoño es un buen momento para iniciar los siguientes tratamientos:
–    Luz Pulsada Intensa IPL. Esta técnica se basa en la aplicación de un haz de luz y está especialmente indicada para pigmentaciones oscuras. Favorece la formación de colágeno y mejora visiblemente la calidad de la pie.
–    Mascarilla despigmentante. Provoca la exfoliación natural de la piel, elimina las células muertas y favorece la formación de colágeno nuevo y regeneración celular.
–    Peeling superficial. Los peeling provocan la exfoliación natural de la piel. De esta forma se eliminan las células muertas y se produce una regeneración de los tejidos aumentando la formación de colágeno y elastina, componentes de la piel que hacen que se mantenga firme, suave y libre de impurezas.
–    Láser Resurfacing. El tratamiento produce una vaporización de la epidermis facial mediante energía infrarroja. Se puede realizar en toda la cara o en zonas localizadas como alrededor de los ojos o de la boca. Permite eliminar totalmente las arrugas leves o moderadas y suavizar las más profundas. Mejoramos así la calidad de la piel y secuelas de acné o cicatrices.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *