Corrección de espasmos o tics oculares con Botox

Escrito el 1 abril, 2015

 

Blefaroespasmo y Botox

La contracción involuntaria y continuada del músculo orbicular que rodea los ojos, produce un cierre de los párpados.

La primera aplicación del botox o toxina botulínica fue para corrección de estos tics ocualares. A raíz de esta aplicación se vio como efecto secundario que desaparecían las patas de gallo, y hoy en día el uso principal del botox es estético.

En algún caso desencadenado por situaciones de ansiedad o estrés, o cansancio. Esta contracción se acentúa, produciendo un efecto de nerviosismo que todavía incomoda más a la persona que lo sufre.

Muchas veces empieza por una contracción no visible desde el exterior, pero si apreciable por el paciente. El paciente nota un movimiento rápido o fasciculación continua que no puede evitar.

La inyección de toxina botulínica Botox vistabel en el músculo orbicular, responsable de esta contracción, produce una relajación del mismo y una desaparición del tic.

En algunos casos no es necesario repetir la aplicación de botox de forma indefinida ya que el tic se puede corregir definitivamente. Al estar el paciente varios meses sin realizar el tic, el cerebro lo asimila y la contracción involuntaria que al final es un estímulo que envía el cerebro desaparece.

Un especialista en botox de Clínica Miestetic Madrid y valencia te aconsejara como corregir los tics con botox.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *